sábado, agosto 25, 2007

Mi primera experiencia de vivir como estudiante de intercambio



Puesto que en clase escribimos sobre escribirle una carta a un estudiante de intercambio, les voy a escribir un poco sobre mi primera experiencia como estudiante de intercambio. Espero que no sea muy aburrido mi experiencia puesto que ocurrió hace muchos años (1979) cuando tenía 21 años de edad.
Como parte de mi formación para ser maestro de Español, decidí pasar la mayoría de mi último año de la universidad en el extranjero. Pasé el primer semestre del "Senior Year" a Wesleyan viviendo con una familia en Costa Rica y estudiando con los profesores de ACM (Associated Colleges of the Midwest) y la UCR (la universidad de Costa Rica). Luego, en enero de 1980 durante el mes de "Short Term" viaje con una clase de estudiantes de Wesleyan a España, donde viví con una familia Madrileña en un piso en la ciudad.
Aunque hace muchos años que ocurrieron estos acontecimientos me quedan muy claros y vívidos los recuerdos
(Aquí estoy listo para cosechar café en CR) porque tienen mucho que ver con mi formación, mi aprendizaje del español y mi aprecio para culturas y sociedades diferentes a las mías.


Nunca había volado en avión de chorro, sólo había volado en la avioneta de un amigo. Había visitado México durante un viaje escolar, y había trabajado durante los veranos en una escuela bilingÜe. Pensé que estaba bien preparado para tal experiencia, pero la experiencia me ofreció muchas sorpresas y cambió mi vida.
El vuelo a Costa Rica fue muy emocionante. Primero, tenía el sentido de estar completamente solo por primera vez en mi vida. No conocía a nadie con quien viajaba
y tenía que encontrar mi vuelo a O'Hare y luego hacer escala en Miami y cambiar aerolineas. Lo inesperado fue la llegada del huracán David (irónico ¿no?) Yo viajé a fines de agosto y se esperaba en este momento la llegada del huracán David. Por esta razón el aeropuerto estaba atestado con gente tratando de escapar la ruta del huracán. ¡Qué pandemonio! Pude encontrar mi vuelo a pesar de miles de personas extras en el aeropuerto corriendo de un lado a otro, pero la ruta del vuelo tenía que cambiarse a causa de la turbulencia que venía de este tormento. Las azafatas y aeromozos dicidieron ofrecerles a los pasajeros bebidas alcoholicas para suavizar los efectos de la turbulencia. Muchas veces durante el avión, que seguía la costa Mexicana para seguridad, perdía altitud repetinamente. Al llegar a Costa Rica, tenía ganas de besar la tierra.

Recuerdo los sonidos, los olores (de humo deisel, y flores tropicales). Tenía visión de tunel porque mi pobre cerebro no podía procesar tantas nuevas cosas a la vez. Mi familia en Costa Rica era muy humilde, simpática y bondadosa. Vivía en ese entonces con una viuda (doña Estela) y sus hijos casí adultos. La casa en que vivimos era chiquita (doña Estela todavía vive allí) pero cerca a la Universidad de Costa Rica en San Pedro de Montes de Oca. Cada día caminaba a la U para mis clases o a las clases de ACM cerca del Parque Kennedy en San Pedro.

Los fines de semana iríamos de excursión a los variados lugares en Costa Rica. Fuimos a las playas de Manuel Antonio y Jaco, fuimos a los volcanes Poas, Irazú y Arenal, fuimos al bosque lluvioso de Monteverde, y plantaciones bananeras y de piña cerca de Limón. Pasé dos semanas trabajando como profe de inglés en un colegio agropecuario en Buenos Aires en la valle de Coto Brus. Aprendí y experimenté tanto que no hay suficiente espacio aquí, pero sobre todo cambió mi vida mucho.



2 comentarios:

Alfonso Tod dijo...

Yo aprendo que por el aniversario de trenta anos de 'Star Wars' George Lucas y la carga del 'Discovery' traerán el sable de Luke Skywalker en el espacio. El sable irá en el espacio en el proximo 23 de octubre.

Cristi dijo...

Cuando tenía cinco años, conocí un estudiante de intercambio de japón. Este año, una estudiante intercambio de iran se quedó con mi familia por dos días. Fui a nuestra iglesia y miró un bautismo por la primera vez. Ahora es estudiante a ISU.